Con el padre

Cuando la niña crece y se feminiza, el padre se interesa más por ella y la ve como un ser sexuado y deseable. Ella comienza entonces a volverse hacia él para recibir de él un reconocimiento sexual. Todo ello va a hacer que le resulte más atractivo el deseo de ser amada por su padre y de crecer aprisa. Ocupar el puesto de mamá, ser amada por papá y tener un hijo de él... le resulta un "fantasma" interesante. ¿Qué niña pequeña no ha imaginado todo esto? Las zalamerías con papá le resultan sumamente dulces. Ella busca su compañía, a solas si es posible; se preocupa por él y le seduce con toda su gracia infantil. Y ai padre le gusta todo esto.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada